Saltar al contenido

Ácido hialurónico en las rodillas

El ácido hialurónico ha tenido una exitosa inclusión en el mundo de la medicina estética. Sin embargo, existen tratamientos médicos que también están incluyendo esta provechosa sustancia natural. Por ello, muchas personas sienten curiosidad sobre el ácido hialurónico en las rodillas. Las dudas sobre si esta sustancia funciona se resuelven al analizarla detalladamente.

¿Para qué sirve?

El AH (ácido hialurónico) es conocido por su uso en los procedimientos estéticos. Sin embargo, esta sustancia natural que se halla en el cuerpo humano tiene múltiples usos. Las infiltraciones de ácido hialurónico en las rodillas son un claro ejemplo de ello. Sin embargo, aún hay individuos que se preguntan “¿para qué sirve el ácido hialurónico en las rodillas?”.

La respuesta a esa pregunta revela datos interesantes sobre lo provechosa que resulta esa sustancia. Las personas que padecen enfermedades que deterioran los componentes de la rodilla se benefician de la infiltración de ácido hialurónico. El uso terapéutico y médico de esta sustancia natural en ocasiones es denominado “viscosuplementación”.

Hablando de forma general, gracias al ácido hialurónico, las personas reducen el dolor y aumentan la movilidad de su rodilla.

Tratamientos de artritis con ácido hialurónico

El ácido hialurónico en las rodillas tiene la capacidad de contrarrestar los síntomas de diversas enfermedades de carácter degenerativo. Claro está, es importante aclarar que esta sustancia no representa una cura para las enfermedades en las rodillas. Los tratamientos con ácido hialurónico para la artritis y otras enfermedades representan un alivio para los pacientes.

Por esa razón, es comprensible que cada vez hallan más personas interesadas en ese tipo de tratamientos. Conocer la descripción del procedimiento, la duración de este y los beneficios que ejerce es útil para muchos individuos. Además de ello, las personas pueden aprovechar los conocimientos relacionados con el precio que poseen estos tratamientos.

La familiarización con los cuidados después de las infiltraciones y los efectos secundarios que pueden tener también es importante.

Descripción del proceso

Las infiltraciones de ácido hialurónico en las rodillas son intra-articulares. Eso quiere decir que la infiltración se realiza dentro de las articulaciones. La inyección debe ser colocada por un médico rehabilitador, un radiólogo intervencionista o un traumatólogo. Es esencial que las personas estén conscientes de la importancia de dejar este proceso en manos de un profesional.

Los profesionales son los únicos que pueden evitar las complicaciones que vienen con una mala aplicación. Antes de aplicar la inyección, el especialista desinfecta el área siguiendo los pasos requeridos. La infiltración logra que el ácido hialurónico llegue de forma rápida y abundante a la zona que está afectada.

El procedimiento hace que la persona presente cierto grado de dolor. Sin embargo, esas molestias son temporales y pueden ser soportadas sin inconvenientes.

Cuánto dura el tratamiento

El cuerpo humano tiene la capacidad de reabsorber el ácido hialurónico. Por esa razón, el tratamiento con ácido hialurónico en las rodillas posee un efecto temporal. La temporalidad de los efectos conseguidos con las infiltraciones hace necesario la repetición de los procedimientos.

La duración del tratamiento con ácido hialurónico en las rodillas puede variar de una persona a otra. Sin embargo, se estima que los efectos provechosos del tratamiento duran alrededor de 6 meses. De hecho, existen pacientes a los cuales el tratamiento les dura 8 meses.

Una vez transcurrido el tiempo de duración del tratamiento, las personas deben acudir nuevamente al especialista. Así, garantizarán el cuidado de la articulación y seguirán disfrutando de las mejoras. Sin duda, todas las personas que se someten al tratamiento desean prolongar la obtención de bienestar que les da.

Cuidados después del tratamiento

Los cuidados después del tratamiento en las rodillas con ácido hialurónico son sencillos y poco restrictivos. Por esa razón, muchas personas se animan a probar este efectivo procedimiento. Claro está, es importante resaltar que las indicaciones oficiales serán proporcionadas por el médico especialista que lleve a cabo el tratamiento.

El seguimiento de esas instrucciones incide de forma directa en la eficiencia de la sustancia en las rodillas. Del mismo modo, seguir consejos preventivos es práctico para reducir los riesgos de sufrir complicaciones de cualquier tipo. Las sugerencias primordiales están directamente relacionadas con el reposo que debe mantener el paciente que ha sido tratado.

Evitar esfuerzos físicos

El paciente que se ha sometido a una infiltración de ese tipo debe evitar realizar actividades extenuantes. Esa prevención debe ser tomada durante al menos 48 horas después de haber sido inyectado con el ácido hialurónico. Los exagerados esfuerzos físicos pueden resultar perjudiciales para la persona que se ha sometido al tratamiento.

Los efectos que causa el ácido hialurónico en las rodillas pueden hacer creer a las personas que se han curado. Sin embargo, esta sustancia solo proporciona alivio, no una cura. Por ello, no se recomienda la realización de ejercicios físicos que pongan a trabajar duro a la rodilla.

Toma de reposo

El reposo es fundamental durante las primeras 24 horas. De hecho, lo mejor es guardar reposo durante 48 horas después de que la inyección haya sido colocada. Guardar reposo implica que la persona evite caminar todo lo que sea posible. Existen médicos que aconsejan mantener la pierna en una posición elevada para favorecer la actuación del ácido hialurónico.

Los pacientes que guardan el reposo experimentan los beneficios de la sustancia con mayor prontitud. Eso se debe a que el reposo incide en la asimilación correcta del líquido infiltrado. Debido a ello, los individuos se esfuerzan por seguir las indicaciones de los profesionales con respecto al tiempo de reposo.

Antes y después del tratamiento

Las personas que se someten a tratamientos de infiltraciones de ácido hialurónico en las rodillas necesitan adquirir conocimientos. Esos conocimientos se relacionan con las prevenciones que debe tomar la persona antes y después del procedimiento. Las contraindicaciones están incluidas en la información con la que deben contar los individuos.

De esa forma, es posible evitar un efecto contradictorio al que se desea obtener con el tratamiento. La evaluación personal es necesaria para prevenir problemas con la aplicación del ácido hialurónico en las articulaciones. Es necesario que los pacientes les proporcionen a los médicos toda la información que le soliciten.

De igual forma, las personas tienen que obedecer las instrucciones de los médicos después de la inyección.

Antes

Las contraindicaciones que deben evitar la aplicación de ácido hialurónico en las articulaciones son variadas. El individuo que está pensando en someterse al procedimiento debe asegurarse de no ser alérgico a la sustancia empleada. Existen distintos tipos de ácidos hialurónicos y el profesional médico es el encargado de seleccionar cuál se usará en el tratamiento.

La persona debe asegurarse de no ser alérgica a un componente que se mezcla con los ácidos hialurónicos. Por otro lado, el tratamiento no debe realizarse si la rodilla está visiblemente inflamada o si presenta heridas. De la misma manera, la zona que se tratará no puede estar infectada.

Las embarazadas y las personas con estasis linfático o venosa no deben someterse al procedimiento. Por otra parte, en caso de halla un derrame articular, este debe vaciarse antes de la infiltración. Solo así se evitará una excesiva acumulación de líquido que puede perjudicar la articulación.

Después

La persona debe estar consciente de que el tratamiento proporciona alivio y no una cura. Por ello, es esencial que el individuo no abuse del sentimiento de bienestar para realizar actividades riesgosas para su rodilla. La aplicación de ácido hialurónico en las rodillas puede producir algunas molestias comunes en la zona tratada.

Algunas de esas molestias son: picazón, enrojecimiento e hinchazón. La duración regular de estas molestias es muy corta, máximo 3 días. Por ello, en caso de que persistan, las personas deben acudir al médico que llevó a cabo la inyección. Al hablar de los resultados obtenidos, es importante destacar que la eficacia de estos disminuye con el paso del tiempo.

Por esa razón, resulta necesaria la aplicación de otra inyección con ácido hialurónico una vez que pasan 6 meses. El seguimiento del tratamiento conforme pasa el tiempo es la única manera de continuar disfrutando de las mejoras experimentadas. Además, es importante mencionar que no resulta necesario abandonar la toma de medicamentos con la aplicación de la inyección.

Beneficios del ácido hialurónico

Los tratamientos que implican la inyección de ácido hialurónico en las rodillas reportan muchos beneficios. Eso sucede porque el ácido es una sustancia natural, proporcionando efectos positivos sobre las articulaciones. Un tratamiento de esa clase es útil para las personas que sufren distintos tipos de enfermedades articulares.

La inyección logra reducir los síntomas de enfermedades como la artritis, la condromalacia y la osteoartritis. Debido a eso, es comprensible que estos tratamientos se estén difundiendo con mucho éxito en todo el mundo.

Reducción del dolor

El dolor que se presenta en las articulaciones puede ser resultado de una deficiente lubricación. Las infiltraciones con ácido hialurónico benefician la lubricación de las articulaciones y nutren su estructura interna. Por eso, uno de los beneficios principales de esa sustancia es la reducción del dolor.

De hecho, muchas personas han afirmado que ya no sienten dolor gracias al ácido hialurónico en las rodillas. Los efectos relacionados con la eliminación del dolor usualmente aparecen 24 horas después de realizar la infiltración. Sin duda, es provechoso que la sustancia pueda nutrir los meniscos, los ligamentos y el cartílago de la rodilla.

Otorgación de movilidad

Las rodillas de la persona que es tratada con ácido hialurónico pueden moverse con mayor facilidad. Por eso, una de las ventajas del ácido hialurónico en las rodillas es la otorgación de una movilidad natural. Además de ello, esa sustancia mejora la capacidad que posee la articulación para absorber impactos.

Debido a eso, los individuos que se someten a este tipo de tratamiento gozan de una mejor vida diaria.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios aplicar ácido hialurónico en las rodillas no representan grandes inconvenientes. La gran mayoría de estos efectos desaparecen en poco tiempo y no son graves. De hecho, la duración de estos síntomas adversos se estima en menos de 72 horas. Sin embargo, en caso de que persistan, es necesario que las personas acudan al médico tratante.

La lista de efectos secundarios incluye dolor, hinchazón, enrojecimiento, picazón y la aparición de hematomas. Analizar con detenimiento la presencia de estos efectos ayudará a que las personas aprendan a sobrellevarlos sin alarmarse innecesariamente.

Dolor e hinchazón

La aplicación de la inyección con ácido hialurónico en las rodillas puede dejar una sensación de dolor. Generalmente, la molestia o el dolor desaparecen poco tiempo después de que se produce el pinchazo de la inyección. Las personas que se han sometido al tratamiento comparan el dolor con el que produce una inyección tradicional.

Por otro lado, la inflamación de la zona inyectada es común durante cierto tiempo. Esa inflamación no es extrema y su duración es pasajera.

Enrojecimiento y picazón

La zona inyectada se verá enrojecida poco tiempo después de ser manipulada. De igual forma, existe la posibilidad de que se presente una sensación de picazón en la rodilla inyectada. Estos efectos, al igual que sucede con el dolor y la inflamación, son temporales.

Hematomas

Las inyecciones pueden causar marcas o hematomas en la piel. A pesar de ello, las personas no deberían preocuparse porque estas marcas son diminutas, solo pequeños puntos rojos. Incluso, muchas de esas marcas cicatrizan prontamente y desaparecen.

Precios

Los precios de la aplicación de ácido hialurónico en las rodillas están alrededor de los 200 euros. Por otro lado, al hablar en dólares, el precio es inferior a los 800. El precio de la inyección varía de acuerdo al ácido hialurónico que el especialista seleccione. El médico realiza la elección considerando qué es lo mejor para cada persona.

Ácido hialurónico para la artrosis

Existen tratamientos para la artrosis con ácido hialurónico que ya han sido probados en las personas. Los resultados demuestran que este tipo de tratamiento, viscosuplementación, es realmente efectivo. La rodilla puede funcionar mucho mejor con la ayuda de esta inyección segura y rápida.

Por esa razón, es beneficioso que se esté implementando este método en contra de la artrosis. No hay duda de que las personas valoran el poder contrarrestar los síntomas de esa enfermedad articular.