Saltar al contenido

Lifting facial sin cirugía

La variedad de tratamientos estéticos que mejoran la apariencia de las personas va en aumento. El lifting facial sin cirugía es uno de los procedimientos que están adquiriendo un gran nivel de aceptación. Por ello, es provechoso detallar en qué consiste el proceso, los beneficios que otorga y la posibilidad de afrontar efectos secundarios.

¿Qué es y para qué sirve?

El paso de los años generalmente implica el deterioro de la apariencia física de las personas. Del mismo modo, la prologada exposición a rayos ultravioleta incide negativamente en la apariencia del rostro. La cara puede presentar pliegues antiestéticos que le restan tono y definición a las expresiones faciales.

Por otro lado, la piel del rostro también experimenta la pérdida de la firmeza y la frescura. Las personas que desean rejuvenecer la apariencia de su cara pueden lograrlo gracias a las invenciones en la medicina estética. El lifting facial es uno de los procedimientos que se emplean con ese objetivo en específico.

Sin embargo, la llegada de un lifting facial sin cirugía ha cambiado las cosas. El lifting facial convencional ha sido reemplazado por novedosas técnicas de lifting facial que no involucran procesos quirúrgicos. Por ello, es comprensible que un gran número de personas sientan curiosidad por este proceso rejuvenecedor tan seguro.

¿Qué es el lifting facial sin cirugía?

El lifting facial sin cirugía se considera una versión nueva y mejorada de los procesos quirúrgicos tradicionales. Ese procedimiento utiliza una técnica o varias técnicas para otorgar rejuvenecimiento facial. Los médicos estéticos son los que están capacitados para llevar a cabo ese tipo de lifting.

El lifting facial sin cirugía no involucra el uso de anestesia general o la entrada a un quirófano intimidante. Las técnicas más comunes de ese proceso se basan en infiltraciones de productos, o sustancias, realizadas en la cara. El objetivo del procedimiento es devolverle a la piel del rostro las sustancias que pierde con el paso del tiempo.

La sencillez es una de las características principales de ese tipo de lifting facial sin cirugía. El proceso dura poco tiempo, no supone riesgos para la salud y la recuperación es rápida. Las características que componen el proceso hacen que más individuos se animen sin miedo a probarlo.

¿Para qué sirve el lifting sin cirugía?

Los resultados que promete ofrecer el lifting facial sin cirugía se asemejan a los del lifting convencional. El propósito principal que posee el tratamiento es la mejora del contorno facial. La persona que se somete a algún tipo de lifting sin cirugía obtiene un rostro rejuvenecido. Eso se debe a que las técnicas influencian positivamente distintas partes del rostro.

La armonía, la estabilidad y la naturalidad del rostro destacan notablemente en la persona que se somete al lifting. De hecho, una gran cantidad de personajes famosos han optado por este tipo de tratamiento estético. Los resultados que se obtienen con el lifting facial sin la necesidad de una cirugía son impresionantes.

El especialista se encarga de determinar la técnica que empleará de acuerdo a las necesidades de cada persona. Cada individuo podrá experimentar los cambios que desea con el lifting sin someterse a una cirugía.

Técnicas del lifting sin cirugía

Existen numerosas técnicas diferentes de lifting facial sin cirugía. Por ello, el término “lifting sin cirugía” hace referencia a procedimientos estéticos distintos entre sí. El análisis detallado de cada una de esas técnicas es de provecho. Esa información es especialmente útil para las personas que están pensando en someterse a una de esas clases de lifting.

La variedad de técnicas involucra procesos no invasivos y procedimientos ligeramente invasivos. El rostro que se somete a lifting puede afrontar inducciones de calor, frecuencia de ultrasonido o la inyección de sustancias. Todo el proceso depende de la técnica seleccionada por el profesional estético que llevará a cabo el lifting.

Lifting con láser

El láser que se emplea en el lifting actúa de forma directa sobre los distintos tejidos que componen la dermis. Ese hecho impulsa la renovación de las células y la tensión provechosa de los tendones y la musculatura. Las personas que se someten a esta técnica de lifting poseen una tez facial más atractiva.

Por otro lado, la técnica también posee una beneficiosa incidencia sobre la reducción de las manchas y las marcas del rostro.

Lifting con ácido hialurónico

El uso de ácido hialurónico en tratamientos de carácter estético aumenta cada vez más. Por eso, no es de extrañar que exista un lifting facial sin cirugía que emplee esa sustancia. El beneficioso ácido hialurónico promueve una estructura ósea con apariencia bastante natural. La aplicación de lifting facial con esa sustancia produce tonicidad y volumen atractivos en la cara.

Claro está, el ácido hialurónico no es el único que se aplica en un lifting facial sin cirugía. El colágeno, los oligoelementos y las vitaminas también se emplean en esta clase de procedimientos estéticos. 

HIFU

El lifting que emplea HIFU proporciona resultados rejuvenecedores de forma indolora, no invasiva e innovadora. Las ondas ultrasonido concentradas altamente llegan a penetrar la piel de forma profunda. Esas ondas producen la estimulación de producción de elastina y colágeno.

Los resultados obtenidos con el tratamiento pueden durar dos años, un tiempo bastante aceptable. Esta técnica se recomienda especialmente para tratar el área de las mejillas y la mandíbula. La piel con apariencia flácida se vuelve más firme gracias a ese tratamiento de lifting que no requiere intervención quirúrgica.

Mesoterapia

La mesoterapia a nivel facial emplea diversos productos para mejorar la apariencia que presenta el rostro. De hecho, el tratamiento de medicina estética puede incluir PRP (plasma rico en plaquetas). La revitalización del cutis es el propósito principal de las inyecciones que forman parte de esta técnica.

Utherapy

La tecnología que se emplea en el lifting facial sin cirugía conocido como “ultherapy” es ultrasónica. El tratamiento dura alrededor de media hora o una hora completa. Las sonoras ondas que caracterizan la técnica disminuyen de manera considerable la flacidez y las arrugas presentes en el rostro.

El lifting estimula la provechosa producción de colágeno y actúa de manera precisa. Estos procedimientos estéticos con ondas sonaras también deberían ser llevados a cabo por especialistas en el área.  

Beneficios y ventajas

La lista de beneficios del lifting facial sin cirugía es realmente extensa. Las personas que conocen las técnicas que marcan los procedimientos de lifting están al tanto de sus ventajas. Sin embargo, aún hay muchos individuos que desconocen las ventajas del lifting facial que no requiere cirugía.

Por esa razón, es práctico analizar con detenimiento los aspectos positivos más sobresalientes del lifting no quirúrgico. Esos beneficios se relacionan principalmente con la sencillez y la seguridad que caracterizan el procedimiento. Claro está, la apariencia que se obtiene también resalta enormemente.

Única sesión

El tiempo que una persona necesita para someterse a un lifting facial que no amerita cirugía es muy reducido. Frecuentemente, el proceso se realiza en solo una sesión con una duración máxima de 1 hora. Por el contrario, en casos de envejecimiento avanzado, el especialista puede recomendar dos sesiones. Sin embargo, el tiempo entre una sesión y la otra es de seis meses.

Debido a eso, es correcto afirmar que el procedimiento es muy corto y no les quita mucho tiempo a las personas. Sin duda, hay individuos que valoran el no tener que ir a su dermatólogo recurrentemente.

Proceso no invasivo

Una de las ventajas más destacadas del lifting facial sin cirugía es su cualidad no invasiva. El procedimiento es extremadamente seguro y posee molestias mínimas. La posibilidad de obtener una piel renovada sin estar en un quirófano es excepcionalmente provechosa. Las personas que tienen miedo a las cirugías deberían animarse a probar alguna técnica de lifting sin cirugía.

De esa manera, cada individuo es capaz de tomar la decisión de mejorar su rostro sin arriesgarse. Por otro lado, al no ser invasivo, el lifting no deja rastros de modificaciones excesivas.

Resultados satisfactorios

Los liftings faciales sin cirugías brindan una piel con mayor suavidad y aspecto rejuvenecido. El proceso estético logra restaurar la vitalidad de la piel y le da una transformación provechosa. La piel del rostro de cualquier persona puede lucir más elástica y firme después de someterse al lifting.

Por ejemplo, las técnicas pueden eliminar la flacidez de la piel del entrecejo de la cara. Además, el reducir las arrugas alrededor de los ojos es otro de los efectos del lifting. Por otro lado, los procedimientos elevan las cejas y disminuyen o eliminan la flacidez facial.

Además, el visualmente atractivo reposicionamiento de los pómulos se produce con la ayuda del tratamiento. Todos esos cambios presentan un toque natural que aumenta su visualización positiva.

Tiempo corto de recuperación

El tiempo que la persona que pasó por un lifting necesita para recuperarse es muy reducido. Los especialistas dan algunas indicaciones muy sencillas que deben seguirse durante algunos días. A pesar de ello, los individuos pueden volver prontamente a sus actividades diarias sin mayores problemas.

Antes y después del tratamiento

Las personas que se someterán al procedimiento de lifting facial sin cirugía deben estar al tanto de algunos consejos. La información obtenida antes de recurrir al lifting puede concientizar a las personas sobre las contraindicaciones. De esa manera, evitarán los inconvenientes relacionados con una aplicación indebida.

Por otra parte, los individuos que quieren someterse al proceso deberían adquirir conocimientos sobre lo que deben hacer después. Esos conocimientos garantizarán la conservación de los resultados obtenidos con el proceso estético. Sin duda, todas las personas quieren mantener la hermosa apariencia en el rostro que les otorga el lifting.

Antes

Las personas deben conocer en qué casos no es recomendable someterse a un procedimiento estético. Antes del lifting facial, los individuos necesitan verificar que no tengan lesiones o heridas abiertas en su rostro. De igual forma, el acné severo en la cara puede convertirse en una contraindicación del tratamiento facial. 

La persona que está pensando en someterse al lifting facial sin cirugía debería conocer sus beneficios. Además, es necesario que la persona esté consciente de la técnica que usará su dermatólogo para el lifting. Esos datos deben ser adquiridos previo al tratamiento con fines puramente estéticos.

Después

Los conocimientos sobre lo que se tiene que hacer después del lifting facial son esenciales. Los dermatólogos que llevan a cabo las técnicas estéticas realizan recomendaciones apropiadas. Por otro lado, las personas deberían conocer las características físicas que tendrán luego del proceso.

La inflamación y el enrojecimiento son factores transitorios muy comunes posteriores a la sesión de lifting. Por eso, el individuo no debería preocuparse porque su rostro luzca algo enrojecido o inflamado después del lifting. Sin embargo, esa apariencia solo dura horas, en caso de que se prolongue por días, es recomendable acudir al especialista.

Lifting convencional VS Lifting sin cirugía

La disyuntiva de elegir entre un lifting facial de tipo convencional y un lifting facial sin cirugía está presente. Las personas que buscan rejuvenecer su rostro están en la libertad de decidir el procedimiento mediante el cual lo harán.  Por ello, puede resultar necesaria una comparación de los dos tipos de procedimientos estéticos

Una comparación de esa clase puede llegar a facilitar la elección de las personas. Al hablar de la seguridad del procedimiento, el lifting facial sin cirugía se lleva el premio. Eso se debe a que, durante una cirugía, resulta necesaria la sedación mediante anestesia, lo que implica algunos riesgos.

De igual modo, el tiempo necesario para la recuperación y los efectos secundarios son menores con el lifting sin cirugía. Claro está, los resultados proporcionados por la cirugía de estiramiento facial son más drásticos y notables. Además de ello, el lifting convencional no requiere de retoques, a diferencia del lifting sin cirugía que debe repetirse.

Efectos secundarios

La lista de efectos secundarios del lifting facial sin cirugía incluye la aparición de hematomas pequeños. Por otro lado, la ausencia de sensibilidad se considera otro de los efectos secundarios. Sin embargo, esos efectos son muy leves y llegan a desaparecer con el tiempo. Claro está, el rostro sí lucirá enrojecido e hinchado poco después del tratamiento.

Todas esas cosas las personas deben ser tomadas en cuenta al hacerse un lifting facial sin cirugía.