Saltar al contenido

Aumento de pómulos

Los cambios estéticos ganan cada vez más popularidad. Una muestra de ello es el número de personas que desean el aumento de pómulos con ácido hialurónico. La popularidad de ese ácido en los tratamientos estéticos merece ser analizada. De esa manera, una mayor cantidad de individuos se darán cuenta de los beneficios que produce esa sustancia.

¿Para qué sirve?

El paso del tiempo hace que la piel pierda colágeno, ácido hialurónico y elastina. Esas sustancias se encargan de proporcionarle tono y elasticidad a los tejidos. Cuando esas sustancias disminuyen, el rostro luce pómulos flácidos. La ausencia de volumen adecuado en la zona de los pómulos puede reflejar un rostro ligeramente esquelético.

Esa apariencia poco atractiva que viene con la falta de pómulos hermosos desea ser evitada por las personas. Por ello, es comprensible que la demanda de tratamientos estéticos para el aumento de pómulos con ácido hialurónico haya aumentado. El procedimiento mejora la apariencia que presenta el rostro de manera instantánea.

El aumento de pómulos con ácido hialurónico contribuye a la recuperación de firmeza en la piel del rostro. De la misma manera, ese proceso contribuye a que el rostro luzca rejuvenecido. Por otro lado, es provechoso que la aplicación de ácido del ácido hialurónico en los pómulos luzca bastante natural.

Procedimiento

La pregunta “¿para qué sirve el ácido hialurónico en los pómulos?” ha sido contestada. Sin embargo, hay personas que presentan dudas sobre el procedimiento exacto que rige el aumento de pómulos con ácido hialurónico. El tratamiento es llevado a cabo durante solo una sesión.

Los resultados estéticos obtenidos con el proceso duran entre 12 meses y 18 meses. El tratamiento comienza con una profunda limpieza del rostro y la aplicación de una crema con función anestésica. Después de ello, el especialista aplica micro inyecciones que contienen el ácido hialurónico y masajea el área tratada.

El masaje logra la distribución correcta de la sustancia para el conseguimiento de un relleno que sea uniforme. Los especialistas en el campo de la medicina estética son los que determinan los detalles del tratamiento. A pesar de ello, con frecuencia, todo el proceso de aumento de pómulos con ácido hialurónico dura 45 minutos.

Beneficios y ventajas

El aumento de pómulos con ácido hialurónico otorga diversos beneficios que deben tomarse en consideración para tomar una decisión. Hay individuos que aún desconocen los beneficios del ácido hialurónico en los pómulos en comparación con otros procedimientos. Por ello, es práctico detallar las ventajas que ofrecen estas inyecciones a la persona a quien se las aplican.  

La mayoría de las ventajas del aumento de pómulos con ácido hialurónico se centran en los resultados que se obtienen. Sin embargo, es posible detectar beneficios incluso durante el procedimiento estético. Por eso, es entendible que las inyecciones de ácido hialurónico estén popularizándose en el mundo de la estética.

Rejuvenecimiento

Una de las ventajas del ácido hialurónico en los pómulos es la obtención de una apariencia rejuvenecida. Las personas que desean contrarrestar la ausencia de sustancias vitales para lucir una piel joven deben someterse a este tratamiento. El objetivo principal de la técnica es que las personas conserven un rostro firme y joven.

El individuo puede lucir una piel sin marcas, elástica e hidratada con el aumento de pómulos con ácido hialurónico. Las características del ácido empleado en el proceso le permiten brindarle cierto grado de protección a la piel.

Claro está, es importante destacar que el efecto deseado del ácido solo se obtiene con la ayuda de un profesional. El hecho de que el tratamiento sea realizado en un certificado centro médico también posee incidencia en los resultados. Sin duda, las personas valoran el tener la oportunidad de contrarrestar los signos del envejecimiento al aumentar sus pómulos.

Resultados con apariencia natural

El ácido hialurónico ha sido definido como una natural sustancia que está presente en los cuerpos de los seres humanos. Por eso, los resultados que se obtienen con el aumento de pómulos con ácido hialurónico lucen naturales. La persona que no desea mostrar de forma excesiva que ha hecho un cambio en su rostro debería optar por este tratamiento.

La disminución de las arrugas y el aumento de volumen en los pómulos se perciben sin exageraciones. El individuo que lo desee puede destacar las facciones de su rostro de manera sutil pero visualmente atractiva.

Armonía en el rostro

La persona logra una apariencia fisionómica hermosa en su rostro al realizarse el aumento de pómulos con ácido hialurónico. Las facciones del rostro se marcan de la mejor manera cuando los pómulos son voluminosos y no presentan arrugas. La armonía y el equilibrio de toda la cara se logra gracias a ese proceso.

De hecho, existen muchas personas que han adquirido una apariencia atractiva, e incluso sensual, por el aumento de pómulos. La apariencia saludable que le otorga a la cara el procedimiento estético resulta prácticamente innegable.

Adaptación con el paso del tiempo

Una de las ventajas o beneficios que ofrece el ácido hialurónico inyectado en los pómulos es la capacidad de adaptación. Las inyecciones de ácido hialurónico en los pómulos deben volver a ser aplicadas con el paso del tiempo. Ese hecho beneficia la adaptación del tratamiento por parte del profesional encargado.

La adaptación permite que, a medida que pase el tiempo, la persona vea satisfechas sus necesidades estéticas. El aumento de pómulos con ácido hialurónico puede modificarse provechosamente, basándose en la evolución de los signos faciales de envejecimiento.

Procedimiento seguro

El nivel de seguridad que caracteriza el aumento de pómulos con ácido hialurónico es mayor en comparación con otros procedimientos. Al ser una sustancia verdaderamente natural, el cuerpo humano no presenta problemas en absorber el ácido hialurónico. Además de ello, el proceso no es doloroso.

El proceso se rige por una aplicación casi imperceptible de inyecciones de forma suave y lenta. Por ello, las personas pueden sentirse seguras al someterse a esta técnica poco invasiva. No hay duda de que los individuos aprecian la seguridad que rige el procedimiento de carácter estético.  

Antes y después del tratamiento

Las personas que se someten al aumento de pómulos con ácido hialurónico requieren de la adquisición de información. Esa información debe estar relacionada con los cuidados que se deben tener antes de aplicar ácido hialurónico. Además, los individuos que se someten al proceso deben reconocer lo que tienen que hacer después de aplicar ácido hialurónico.

De esa forma, las personas estarán plenamente conscientes de la manera correcta de afrontar el procedimiento estético. Eso permitirá que se eviten las complicaciones referentes al aumento de pómulos con el ácido. Las indicaciones proporcionadas por los especialistas son las que poseen mayor relevancia.

Es esencial que los individuos sigan esas indicaciones de forma exacta. Por otro lado, las personas que ya se han sometido al proceso también pueden aportar algunos consejos útiles. Esos consejos son conocimientos muy prácticos que deben adquirir las personas que se someterán al proceso por primera vez.

Antes

La familiarización con los pasos que sigue el especialista estético para aumentar los pómulos es útil. Conocer la sencillez del proceso influye en que las personas se sientan más tranquilas. Una de las cosas que debe saber el individuo que aumentará sus pómulos es lo indoloro del proceso.

De hecho, la anestesia resulta prácticamente innecesaria. En el caso de las personas que desean sentir el leve pinchazo, es posible la aplicación de anestesia en crema. Los efectos secundarios del ácido hialurónico desaparecen en poco tiempo, dos días como máximo. Por otro lado, es importante destacar que el proceso debe ser repetido después de 1 año o 2 años.

La persona que se someterá al procedimiento debe indicarle al especialista si tiene tendencias a sufrir enfermedades dermatológicas. En algunos casos, el profesional puede ver oportuna la realización de algunos exámenes médicos antes del proceso. Esos análisis permiten tomar en cuenta las contraindicaciones.

Después

Los cuidados que deben ejercerse posterior al aumento de pómulos con ácido hialurónico son poco restrictivos. El rostro luce levemente inflamado y enrojecido después de las inyecciones. La duración de esa apariencia enrojecida e inflamada se calcula en dos días. Sin embargo, la persona debe evitar el frotamiento de la zona que ha sido tratada.

Por ello, practicar deportes o el dormir con la boca hacia abajo no se recomienda durante algún tiempo. El especialista también indicará el tiempo específico que el individuo debe permanecer sin lavar su rostro para evitar malformaciones. Por otra parte, el uso de protector solar es aconsejable siempre que sea necesario.

Las personas que desean mantener el efecto del ácido hialurónico en sus pómulos por más tiempo pueden hacer distintas cosas. El sometimiento a masajes faciales tonificadores es una sugerencia muy práctica para que los atractivos resultados duren más.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios o las complicaciones del aumento de pómulos con ácido hialurónico son muy poco comunes. La persona que pasa por el procedimiento solo experimenta enrojecimiento e inflamación por poco tiempo. Sin embargo, la irritación, la sensibilidad y el dolor constantes son categorizados como efectos secundarios. 

La aparición de pequeños hematomas y pequeñas protuberancias o bultos también son efectos secundarios adversos. En esos casos, es esencial acudir al especialista estético.